Larga vida al sistema de riego

La limpieza de tu sistema, ofrece larga vida al sistema de riego,  prolongando su utilidad, mejorando la eficiencia del riego y permitiendo ahorrar tiempo, agua y dinero.

Cuando llega la primavera o el verano, según la zona en la que vivamos, y las temperaturas empiezan a subir, llega la hora de volver a poner en marcha los sistemas de riego. Al hacerlo es importante ser precavidos para evitar daños en las tuberías y en los elementos de riego. Te ofrecemos una serie de consejos de puesta a punto de del riego en estas fechas para facilitar el mejor funcionamiento posible de tu sistema de riego.

Si dispones de un controlador domotico de tecnología Z-Wave, o una consola de jardin de GreenIQ, te aseguras una mayor eficiencia a lo largo de todo el año. Cualquiera de estos sistemas dispone de una estación meteorológica virtual, basada en Internet que cada día y de forma dinámica comprueba le meteorología para ajustar parámetros de riego, a partir de información sobre las condiciones meteorológicas locales. Esto resulta beneficioso tanto para el bolsillo como para el medio ambiente ya que contribuye a reducir el gasto de agua.

  • Es conveniente abrir lentamente la válvula principal del riego para que las tuberías se llenen de agua poco a poco. Si abrimos de golpe, las tubos que van a los aspersores quedarían expuestos a una presión de entrada excesiva, un caudal de agua descontrolado y golpes de ariete, lo que podría hacer fisuras o reventones  en los tubos o en algun punto de la instalación de riego.
  • Comprueba el funcionamiento de cada estación con la activación manual de todas las zonas desde el programador,
  • Si tienes instalado además algún sensor de lluvia o accesorio local adicional, destápalo y límpialo. Te lo agradecerán después de un crudo invierno.
  • Es conveniente también revisar las conexiones y el estado de los cables o regletas por si han sufrido algún percance durante el invierno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recuerda que es más fácil de lo que parece llevar a cabo estas operaciones y alargaran la vida de tu instalación. Ahora sólo tienes que disfrutar de tu jardín o terraza. Si además lo tienes controlado con la domótica de tu casa, siempre podrás saber si el riego se ha activado y si no lo ha hecho por haber llovido.  Recuerda que ademas con sensores de humedad en el suelo, puedes ajustar la cantidad de agua en función de las exigencias de las plantas a regar y según el tipo de suelo. Tu implicación también afecta al buen funcionamiento de un sistema riego eficiente y varios años de riego inteligente.

Compártelo!